Las Dieciséis Pautas de Seguridad de BSA

Son pocas las organizaciones para jóvenes que abarcan la amplitud, cantidad y diversidad de actividades físicas que son comunes en el programa Scouting, y ninguna disfruta de mejor récord de seguridad. La clave para mantener y mejorar ese récord ejemplar es tener un líder adulto concienzudo y capacitado que esté atento a los problemas de seguridad.

Para ayudar en el continuo esfuerzo de proteger a los que participan en las actividades Scout, el Comité Nacional de Salud y Seguridad de BSA y la División de Servicios del Concilio Nacional de BSA han elaborado Las Dieciséis Pautas de los procedimientos de seguridad de BSA para actividades físicas. Estos 16 puntos, que reflejan el buen criterio y el sentido común, aplican a todas las actividades.


1. SUPERVISIÓN COMPETENTE

Toda actividad de BSA debe estar supervisada por un adulto concienzudo que entienda y acepte voluntariamente la responsabilidad del bienestar y la seguridad de los niños y jóvenes bajo su cuidado. El supervisor debe haber recibido suficiente capacitación y contar con la debida experiencia y destreza en la actividad para confiar en su propia habilidad de dirigir y enseñar las habilidades necesarias y de responder eficazmente en caso de una emergencia. Contar con un conocimiento práctico de todas las normas correspondientes de BSA y estar comprometido a implementar y seguir las normas y los procedimientos de dicha organización son requisitos esenciales para un supervisor.

2. APTITUD FÍSICA

Para los jóvenes que participen en cualquier actividad potencialmente extenuante, el supervisor debe recibir un historial médico completo por parte de un profesional de la salud, de uno de los padres o del tutor del joven. Los adultos y jóvenes que participen en actividades de más alto riesgo (por ejemplo, buceo) pueden requerir una evaluación profesional además del historial médico. El supervisor debe adaptar toda supervisión, disciplina y protección a fin de anticipar los riesgos potenciales relacionados con las condiciones de salud de cada individuo. Ni los jóvenes ni los adultos deben participar en una actividad para la cual no tengan la aptitud física requerida, ya que el hacerlo pondría en riesgo tanto a la persona misma como también a los demás.

3. EL SISTEMA DE COMPAÑEROS

La larga historia del sistema de compañeros en el programa Scouting ha demostrado que siempre es mejor tener al lado por lo menos a una persona más y estar consciente en todo momento de las circunstancias y de lo que uno está haciendo en cualquier actividad extenuante o al aire libre.

4. ÁREA O TRAYECTORIA SEGURA

Un elemento importante de la responsabilidad del supervisor es conocer el área o trayectoria de la actividad y determinar que sea adecuada y que está libre de peligros.

5. SELECCIÓN Y MANTENIMIENTO DEL EQUIPO

La mayor parte de las actividades requieren equipo especializado. Se debe seleccionar ese equipo de manera que sea adecuado para el participante y para la actividad; debe incluir las debidas características de seguridad y del programa. El supervisor también debe revisar el equipo para determinar que esté en buenas condiciones para la actividad y verificar que se le dé el mantenimiento adecuado durante su uso.

6. EQUIPO PERSONAL DE SEGURIDAD

El supervisor debe asegurarse de que todo participante cuente con y utilice el equipo personal de seguridad correspondiente. Por ejemplo, una actividad en el agua requiere que cada uno lleve puesto un dispositivo de flotación personal; los que participen en actividades de ciclismo, equitación y descenso en río con kayak necesitan cascos para ciertas actividades; los que participen en el patinaje pueden requerir equipo de protección; y todos deben estar vestidos de manera práctica y adecuada para el tiempo y las circunstancias.

7. PROCEDIMIENTOS Y POLÍTICAS DE SEGURIDAD

Para la mayor parte de las actividades hay procedimientos y políticas de sentido común que pueden reducir el riesgo de manera considerable. Todos los participantes deben conocerlos y valorarlos, y el supervisor debe asegurarse de que se cumplan.

8. LÍMITES EN EL NIVEL DE HABILIDAD

Para cada actividad existe un requisito mínimo de habilidad, y el supervisor debe identificar y reconocer ese nivel mínimo y asegurarse de que ningún participante se arriesge al participar en una actividad más allá de su habilidad. Un buen ejemplo de los niveles de habilidad en Scouting es la prueba de natación, misma que define las condiciones para nadar con seguridad con base en la capacidad individual.

9. VERIFICACIÓN DEL ESTADO DEL TIEMPO

Los factores de riesgo de muchas de las actividades al aire libre varían substancialmente de acuerdo con las condiciones meteorológicas. Se deben entender y anticipar esas variables y la respuesta adecuada a las mismas.

10. PLANIFICACIÓN

Las actividades seguras siguen un plan que ha sido elaborado concienzudamente por un supervisor con experiencia u otra persona competente. La buena planificación minimiza los riesgos y también anticipa las contingencias que pudieran requerir una respuesta de emergencia o un cambio de planes.

11. COMUNICACIONES

El supervisor debe poder comunicarse eficazmente con los participantes según sea necesario durante la actividad. También se deben considerar con anticipación las comunicaciones de emergencia que se necesiten para cualquier contingencia previsible.

12. PERMISOS Y AVISOS

Cuando se requieran permisos de BSA para recorridos, registro ante la oficina del concilio, autorización del gobierno o del dueño del terreno o cualquier otra formalidad similar, éstos quedan bajo la responsabilidad del supervisor. Los avisos correspondientes deben remitirse a los padres de familia, a las autoridades competentes, a los dueños de terrenos y otras personas, según sea necesario, antes y después de la actividad.

13. RECURSOS DE PRIMEROS AUXILIOS

El supervisor debe determinar qué suministros de primeros auxilios debe incluir en el equipo para la actividad. También debe tomar en consideración el nivel de capacitación y habilidad de primeros auxilios que sean apropiados para la actividad. Obviamente, una excursión larga en terreno remoto requerirá más recursos y habilidadess de primeros auxilios que una actividad en la comunidad local que sólo dure una tarde. Se debe contar con todo lo que se determine necesario.

14. LEYES PERTINENTES

Las políticas de seguridad de BSA por lo general cumplen o exceden los mandatos legales, pero el supervisor debe confirmarlo y asegurarse de cumplir con todos los reglamentos o estatutos correspondientes.

15. PERSONA CAPACITADA EN RCP (REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR)

Cualquier actividad extenuante o excursión remota podría presentar una emergencia cardíaca. En los programas acuáticos se pueden presentar emergencias cardiopulmonares. BSA recomienda firmemente que una persona capacitada en RCP (de preferencia un adulto) forme parte del liderazgo de cualquier programa de BSA. Esa persona debe estar disponible durante las actividades extenuantes al aire libre.

16. DISCIPLINA

Ningún supervisor es eficaz si no puede controlar la actividad ni a los participantes. Los jóvenes deben respetar a su líder y seguir sus indicaciones.

Además de estas reglas generales, los asuntos de seguridad en ciertas actividades de BSA, incluso la mayor parte de los programas acuáticos, se abarcan específicamente en lineamientos más detallados. Todos los líderes deben repasar dichos lineamientos y cumplir con ellos en las respectivas actividades. Puede hallar ejemplos en publicaciones tales como Guía para un Scouting Seguro, Políticas para combustible y equipo químico, Safe Swim Defense, etc.